Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales

MANTENTE FIRME EN TU PALABRA (I)

DEVOCIONAL CIELOS ABIERTOS PARA ADOLESCENTES

Memoriza: “Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes.” Eclesiastés 5:4

Lee: Eclesiastés 5:1 – 6

La insensatez de hacer votos a la ligera

 Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal.

No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras.

Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio.

Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes.

Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas.

No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos?

MENSAJE

Dios no bromea con Sus palabras. Cuando Él dice que hará algo, Él lo hará. Lo mismo se espera de nosotros Sus hijos, particularmente cuando hacemos promesas.

Hoy en día, muchos Cristianos están estancados porque fallaron en cumplir una promesa que hicieron en el pasado. En Jueces 11:1 – 39 y Jueces 12:1 – 12, está la historia de Jefté. Los israelitas le suplicaron que les ayudara a luchar con los amonitas. Él aceptó porque sabía de la fuerza de los enemigos, él hizo la promesa de que cualquiera que viniera a su casa primero para saludarle sería sacrificado a Dios si ganaba la batalla.

Desafortunadamente para él, su única hijo fue la primera que salió de la casa para darle la bienvenida cuando volvió.

Hay grandes lecciones en esta historia. Una de ellas es que tenemos que ser sabios a la ora de hacer le promesas a Dios, piensa antes de hacer una promesa. Si Jefté hubiera pensado que su hija podría ser la primera en darle la bienvenida cuando volviera, probablemente no hubiera prometido simplemente sacrificar un animal para Dios.

Fue muy duro para Jefté, pero cumplió su promesa, así que, cumple tus promesas sin importar lo difícil que pueda ser.

PUNTO CLAVE: Piensa en cualquier promesa que has fallado en cumplir y cúmplela de inmediato.