Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales

LA CARNE PARA LOS HIJOS

DEVOCIONAL CIELOS ABIERTOS

Memoriza:Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.” Mateo 15:26

Lee: Mateo 15:21 – 28

La fe de la mujer cananea

(Mr. 7.24-30)

21 Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón.

22 Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: !!Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.

23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.

24 El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

25 Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: !!Señor, socórreme!

26 Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.

27 Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.

28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

BIBLIA EN UN AÑO: Mateo 1 – 4

MENSAJE

Apocalipsis 22:15 dice;

"Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira." 

Los milagros son la carne de los hijos de Dios y no es para los perros. De acuerdo con el versículo anterior, los pecadores son perros. Ahora bien, la pregunta es, ¿eres tú un hijo o un perro? Desafortunadamente muchas personas se quedan en la posición de perro cuando pueden tener mucho más como hijos.


Una mujer había estado ilícitamente con el marido de otra mujer. Desafortunadamente para ella seguía sin tener hijos. Había ido a varias cruzadas en la iglesia, hasta que uno de mis hijos en el Señor la dijo que parara de perder su tiempo, porque Dios no contestaría la oración de una pecadora. Él la aconsejó que dejara al hombre que había robado para que éste volviera con su esposa, y que ella entonces confiara en Dios para que le diera su propio marido. Esto marcó el principio de una nueva vida para ella como hija de Dios.

Desde el punto de vista de la Biblia ¿quién es un perro? En Salmos 22:16 vemos que los débiles son perros. Isaías 56:10 – 11 describe a los perros como egoístas. Pablo el Apóstol, en Filipenses 3:2, también comparó los hacedores del maldad con perros.

A la luz de todo esto, podemos decir que los pecadores que se niegan a arrepentirse también pueden compararse con perros. Por otro lado, aquellos que son perdonados por Dios son sus hijos, de acuerdo con Salmos 32:1. Ellos son por lo tanto, los únicos que pueden acceder a los milagros.

Salmos 23:1- 3 nos explica en profundidad que nos hace aptos para obtener los milagros. Debes de primeramente ser una oveja del rebaño de Dios. A menos que un pecador se arrepienta y crea en el nombre salvador de Jesús, él o ella seguirá siendo un perro. Juan 1:12 dice;

"Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;"

Prepárate para grandes milagros en este tiempo si eres verdaderamente uno de los hijos de Dios. Si no lo eres, abandona tu orgullo, deja de auto-justificarte, y arrepiéntete para que puedas ser adoptado por Jesús. Los milagros son para los hijos no para los perros. Entrega tu vida al Señor hoy, y tú también tendrás grandes testimonios.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, necesito un milagro urgentemente, adóptame en Tu familia hoy a través de Jesucristo, mi Señor y mi Salvador.